Pastel de castañas Imprimir

Me lo inventé un día de otoño, sobre la marcha y resultó riquísimo.

Ingredientes para 6 personas Preparación


400 gramos de castañas peladas.
5 huevos.
150 gramos de azúcar.
1 botellín de crema de leche.
2 cucharadas soperas de chocolate negro en polvo.
1/2 vaso de vino de Jerez del tipo Pedro Ximénez.
Escoger 4 castañas de buen tamaño y forma regular, envolverlas en una gasa y colocarlas en un cazo, añadir dos vasos de agua y dos cucharadas de azúcar. Poner al fuego y dejarlas cocer, a fuego muy lento, durante unos 15 minutos. Transcurrido este tiempo, sacar las castañas, escurrirlas, quitarles la envoltura de gasa y reservarlas.
Poner al fuego una cazuela, echar el resto de las castañas, agua suficiente para que queden cubiertas y el vino. Cuando estén cocidas, retirar del fuego y escurrir.
En el vaso de la batidora, echar las castañas, el azúcar, la crema de leche y las yemas de los huevos. Batirlo todo bien con la batidora y pasar la mezcla a un bol.
Aparte, batir las claras de los huevos a punto de nieve e ir añadiéndolas al contenido del bol, con una cuchara de palo y removiendo muy lentamente, para mezclarlo todo bien y que no se bajen las claras.
Tomar un molde de teflón, caramelizarlo y verter con cuidado la mezcla. Introducirlo en el horno a 180º y mantenerlo hasta que al pinchar con un cuchillo, este salga limpio. Una vez que esté hecho, sacar del horno y dejar enfriar hasta temperatura ambiente. Entonces desmoldar, colocando el pastel sobre una fuente y adornarlo con las cuatro castañas que habíamos preparado.
Poner en un cazo, vaso y medio de agua, ponerlo al fuego y cuando rompa hervir, echar el chocolate, que previamente se habrá diluido en un vaso con dos dedos de agua, bajar el fuego y remover con una cuchara de palo, durante unos 2 minutos. Retirar del fuego y echarlo sobre el pastel, cubriéndolo por igual. Introducir en el frigorífico y mantenerlo allí hasta la hora de servirlo.

Servirlo bien frío.