Rabo de buey Imprimir
 
rabo2.jpg (2898 bytes)

Plato típico de Andalucía, donde también es conocido como "Cola o rabo de toro", por usarse, para su elaboración, la cola del toro de lidia. Es uno de los platos emblemáticos de restaurantes tan dispares como El Caballo Rojo de Córdoba o La Bodega de Barcelona. Puede degustarse también como "tapa" en infinidad de bares andaluces, los mejores, en mi opinión, el Bar Juanito o El Tendido 6, ambos en Jerez de la Frontera.
Esta receta, compendio de las de estos y otros lugares visitados, no tiene gran secreto, solo hay que tener paciencia y darle tiempo al tiempo, como en todos los estofados, los cuales suelen estar mejor si en lugar de consumirlos el día de su elaboración, se dejan reposando hasta el día siguiente.

Ingredientes para 6 personas   Preparación

 
2 rabos de buey cortados en trozos de 6 a 8 centímetros, desechando las puntas.
2 tomates maduros pequeños.
2 dientes de ajo.
1 pimiento rojo.
1 vaso (200-250 c.c.) de vino fino de Jerez.
1 vaso de aceite de oliva (0,4º).
Harina de trigo.
Un trozo de pan del día anterior.
Sal al gusto.
Opcionalmente puede usarse paprica (pimentón picante molido).
  En una cazuela, se pone la mitad del aceite y cuando esté caliente, se van colocando los trozos de rabo, previamente enharinados, moviendo constantemente, para evitar que se peguen al fondo.
Una vez bien rehogados, se echa la mitad del vino y se añade agua suficiente para que todo quede bien cubierto. Entonces, se tapa la cazuela y se espera el tiempo suficiente para que hierva fuerte, momento en que se baja el fuego y se mantiene durante una hora, con un hervor suave y siempre con la cazuela tapada. Si durante este tiempo, se observa que se está quedando un poco seco, se puede añadir agua, pero siempre caliente, para que no se endurezca la carne.
Mientras tanto, en una sartén con el resto del aceite, se pone el pimiento rojo troceado y cuando ya esté casi frito, se añaden, siempre en este orden: los ajos picados, los tomates troceados y el pan desmenuzado. Cuando todo esté bien frito, se añade el resto del vino, se mantiene todo así unos 2 a 3 minutos, revolviendo constantemente. A continuación, se pasa por la batidora y cuando esté bien deshecho, se vierte en la cazuela donde están los trozos de rabo.
Remover bien, para que la salsa se mezcle con la carne, salar al gusto, añadir, si se quiere la paprica y mantener a fuego lento, hirviendo suavemente, durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando, para evitar que se pegue en el fondo. Pasado este tiempo retirar del fuego y servir, presentando el plato en una fuente o bien en una cazuela de barro.

Aunque el plato es ya de por sí contundente, se puede acompañar de una patatas fritas, cortadas en dados grandes.

Ultima actualización ( Domingo 30 de Marzo de 2014 17:43 )