Tortillitas de Camarones Imprimir

Se trata de unas frituras, muy típicas de Cádiz, que originariamente se elaboraban con harina de garbanzo y se vendían, por la tarde, en las mismas churrerías que por la mañana hacían churros. La más famosa de las cuales era, sin duda, la de "La guapa de los churros", conocida así por razones obvias y que estaba situada en las cercanías del Mercado. Posteriormente, pasó a restaurantes de la zona, en donde se servían como aperitivo. Entre estos, el que mejor conserva la receta es, sin ninguna duda, El Faro de Cádiz, en el que mi sobrino Javier, cocinero de la barra, las hace como nadie. Mención especial tienen también las de Casa Balbino, en la Pza del Cabildo de Sanlucar de Barrameda.
Esta receta la aprendí de mi buena amiga y gaditana de pro, Begoña Ingunza.

Ojo!, no confundir estos camarones, que son muy pequeños (< 0,5 cm), blanquecinos casi transparentes con lo que en Hispanoamérica se conocen como camarones y que son parecidos a los langostinos españoles.


Ingredientes para 6 personas   Preparación

 
200 gramos de camarones (Se pueden encontrar congelados en buenos supermercados).
1 cebolla pequeña.
1/2 kilo de harina de trigo (La medida es dos vasos de los de agua).
1/2 botella de cerveza de las de 1/5 (A ser posible Cruz Campo, pero puede servir cualquiera).
1 ramita pequeña de perejil.
Aceite de oliva (0,4º).
  En una cazuela, se pone agua al fuego y cuando rompa a hervir, se echan los camarones. Cuando el agua quiera volver a hervir, se retira del fuego y con una espumadera o un colador, se sacan los camarones y se conserva el agua. Este proceso es crítico.
En un bol, se pone la harina y se le añaden la cebolla y el perejil finamente picados, en juliana muy fina, a continuación se echa la cerveza y removiendo se le va añadiendo el agua de cocer los camarones, hasta conseguir una papilla; por último se añaden los camarones y se remueve todo para conseguir una buena mezcla. (No es necesario usar sal pues el sabor de la cerveza la sustituye y a su vez hace el efecto de levadura).
Mientras tanto se pone al fuego una sartén con abundante aceite y cuando este esté muy caliente, se van echando cucharadas soperas de la mezcla, extendiéndolas al echarlas, para que las frituras queden finas y más o menos de unos 7 a 8 centímetros de diámetro. Cuando estén doraditas, sacar del fuego y colocarlas sobre un plato en cuyo fondo se habrá colocado papel absorbente, para que empapen el exceso de aceite.

Presentar en una fuente. Se deben comer bien calientes.

Ultima actualización ( Domingo 10 de Enero de 2016 20:23 )