Paella Imprimir
paella1.jpg (3935 bytes)

La paella, plato típico de la provincia de Valencia, ha pasado a ser quizás el plato mas típico de la cocina española. Este plato, recibe su nombre del utensilio en que se elabora, pues paella es como se conoce en la zona a una especie de sartén ancha, sin rabo y con dos asas. Se puede decir que hay tantas clases de paellas como cocineros que las preparan, de verduras, de carne, de mariscos, etc. Yo preparo una mixta que sirve de plato único. Para más información, se puede visitar la página de la paella y otros arroces valencianos.

Ingredientes para 6 personas Preparación


7 tacitas de las de café, de arroz.
3 dientes de ajo.
3 tomates rojos maduros.
1/2 vaso de aceite de oliva.
1/2 conejo o 1/2 pollo troceados.
150 gramos de guisantes cocidos.
6 cigalas no muy grandes.
6 langostinos.
150 gramos de calamares cortados en rodajas.
250 gramos de mejillones.
250 gramos de almejas.
Azafrán o condimento amarillo.
Sal.
Poner una paella al fuego y echar el aceite. Cuando esté caliente añadir tomates rallados y los ajos bien picados. A continuación echar los trozos de carne y rehogarlos. Añadir entonces el arroz y lo mezclarlo todo bien con una cuchara de palo, a continuación añadir los guisantes, los calamares, volver a mezclar y añadir el agua (el doble que de arroz), echar la sal y el azafrán y dejar a fuego fuerte durante durante 5 minutos. Transcurrido este tiempo, o bajar el fuego y mantener la cocción durante otros 15 minutos. Cuando todavía tenga algo de caldo, añadir las almejas y los mejillones, previamente cocidos y colocar las gambas y las cigalas encima del arroz adornándolo.
Cuando el arroz esté en su punto, apartar del fuego, dejar reposar durante unos 5 minutos y servir en la misma paella.

Uno de los secretos de la paella, aparte de la calidad del arroz es el manejo del fuego. El fuego debe estar repartido de forma homogénea por todo el fondo de la paella. Para ello, se venden diversos artilugios que se pueden colocar en la cocina de gas y ayudan a que el fuego quede bien repartido. También es importante no mover el arroz desde que empiece a hervir.