Olla podrida Imprimir

Receta para tiempos de frío, de nombre no muy poético pero con sabor rico en sustancia que nos manda nuestro amigo Juan Velasco, un salmantino amante de la literatura, poeta, cantautor y que como Berceo gusta de "una copa de bon vino".
La olla podrida es un plato contundente de la cocina castellana y en especial de la provincia de Burgos. Se trata de una receta muy antigua, cuyo nombre primitivo "Olla poderida" la sitúa en la mesa de los "poderidos" o poderosos y no hace referencia a que se elaborara con ingredientes en mal estado. Quizás la referencia más ilustre sea la de Miguel de Cervantes cuando pone en boca de Sancho Panza: "... aquel platonazo que está más adelante vahando me parece que es olla podrida, que por la diversidad de cosas que en tales ollas podridas hay, no podré dejar de topar con alguna que me sea de gusto y provecho...".

Ingredientes para 6 personas Preparación


1 kilo de alubias.
4 orejas de cerdo cerdo.
3 patas de cerdo.
2 kilos de costilla de cerdo adobada.
1/2 kilo de morcilla.
1/2 kilo de chorizo.
1 kilo de carne de morcillo de buey.
1/2 kilo bacón ahumado.
1 cebolla.
1 tomate.
2 puerros.
1 pimiento verde.
2 zanahorias.
1 cabeza de ajos.
Laurel.
Aceite de oliva.
Sal.
Poner las alubias en remojo durante 24 horas y también aparte el cerdo excepto la morcilla. Cocer las alubias con sal, un poco de aceite y las verduras. Por separado, cocer los componentes del cerdo. Se le va añadiendo a las alubias caldo del cerdo. Retirar los ingredientes que acompañaban a las alubias. Dorar la cebolla cortada fina y añadir harina, pimentón dulce y las alubias.

Acompañar con un buen vino de Toro (Zamora) a ser posible crianza del 94 ó 95.